Buscar

El Heraldo Montañés

Compartiendo lo que me gusta…Desde La Montaña, España, al mundo

¡Hoy hablamos de chupópteros y garrapatas!

Análisis en clave liberal

No me extrañaría que este graciosillo del Congreso de los Diputados acabe ‘sustrayendo matrimonio en segundas náuseas’. Por cierto, ya han empezado a llevar chaqueta y algunos también corbata.

Jesús Salamanca Alonso / No me sorprende que se hable de ellas como chupópteras, abrazafarolas, garrapatas, sablistas, vividoras, aprovechadas, inútiles, chinches, pulgonas e incluso parásitas, como antes dije. Todo esto sirve lo mismo para los hombres. Que haberlos, haylos, como las meigas gallegas; no es más que comprobar la bajeza dialéctica del tal Pablo Manuel Iglesias,  coincidiendo con la respuesta que cree que le podía haber dado hoy  Mariano Rajoy en cuestión de presupuestos, aludiendo a que no lee los informes de los abogados de la Cámara: me la trae floja, me la suda, me la trae al fresco, me la pela o me la refanfinfla”.

No es fácil caer más bajo o ubicarse en un rincón o en…

Ver la entrada original 196 palabras más

Santiago Abascal escribe a Pablo Iglesias

Verdades que ofenden..

Pablo, permite que me ahorre lo de “estimado”, más que nada porque me gusta decir la verdad siempre. El caso es que el otro día reiteraste tu miseria moral alabando a un terrorista. Dijiste que “sin personas como Otegi no habría paz”. No leí tus declaraciones. Me las leyó mi padre. Me llamó por teléfono expresamente. Te ahorro la literalidad de la conversación porque es más virulenta aún que las letras que ahora escribo.


Pero debes saber que, mientras tú vomitabas esa basura, el hombre que me llamaba no debía de tener a muchos metros a los escoltas que le vigilan desde hace veinte años gracias a las balas de los amigos de Otegi. Mientras tú pasabas tu infancia en Soria leyendo a Verne y a Salgari, yo la pasaba en tierra vasca –y española– viendo cómo mataban a los amigos de mi padre, como Jesús Velasco o Félix Galíndez…

Ver la entrada original 552 palabras más

Andrés Roca Rey organizará festival taurino para ayudar a damnificados

DE SOL Y SOMBRA

Resultado de imagen para andres roca rey 20'17 Escribir una leyenda

El festival taurino se realizará “a beneficio de los miles de peruanos que que se encuentran actualmente en estado de desastre nacional”, se lee en el comunicado.

De SOL y SOMBRA.

El torero peruano Andrés Roca Rey organizará festival taurino para ayudar a damnificados por los huaicos en su país Perú. A través de las redes se pudo conocer que grandes exponentes de la tauromaquia mundial participarán del evento.

Se indicó también que aún está por definir la fecha, hora y lugar en donde se realizará el evento benéfico que organiza Andrés Roca Rey, en colaboración con Casa Toreros.

“Los fondos recabados en este festival benéfico irían destinados íntegramente a ayudar a los más necesitados y desfavorecidos por la catástrofe”, se lee en el comunicado

De esta forma, la familia taurina se une para realizar el evento a favor de los damnificados por los huaicos.

Ver la entrada original

Perderéis como en el 36 – Fernando Sánchez Drago 

  FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ 19/03/2017 04:00 Ahora, gracias al donoso escrutinio de dos historiadores (Álvarez Tardío y Villa García), ya sabemos, camaradas del soviet de Vachekas, con che de che…

Origen: Perderéis como en el 36 – Fernando Sánchez Drago 

Cifuentes es la madre que yo no querría tener

La presidenta de la Comunidad de Madrid alcanza cotas bajo cero en el termómetro del pensamiento

0_czqib1c0

Ahora Cristina Cifuentes afirma que Íñigo Errejón es “el hijo que toda madre querría tener“.

Claro: anarcocomunista, tramposo, sectario, anticlerical, jeta e inhabilitado.

Pues va a ser que es ella la que querría tener un hijo como el pequeño Trotsky de Pozuelo.

Cristi, respetamos tus gustos, pero no generalices. La mayoría de madres españolas no querrían un hijo como Errejón.  Lo mismo que la mayoría de hijos no querríamos una madre como tú.

Mi querida y patética España

EL BREXIT, TRUMP Y ‘PASMOSO’: LA TAUROMAQUIA YA TIENE POSVERDAD

Por Juan Diego Madueño.

Justo después de que el pañuelo naranja encendiera la mecha en Valencia, Chapu Apaolaza, el nuevo comentarista del canal de televisión temático ‘Toros’, pronunció la frase con la que se inaugura una nueva era: “Va a entrar a no matar”.

López Simón apuntaba al morillo con la mano desnuda, ejecutando la suerte suprema, entrando a tocar el lomo con la naturalidad que da no sostener el acero. ‘Pasmoso’, qué va a entender, no entendía nada. El público, del revés, celebraba feliz lo conseguido. La alegría caliente de los tendidos no se puede fiscalizar, la piedra predispone y lo vivo manda, pero sí las reacciones de quienes sabían exactamente lo que allí ocurría.

Son los mismos actores que intentan educar a ‘los aficionados’ cuando sucede lo contrario y caen las almohadillas, se grita o se silba. En esos casos nunca “manda el público”, como dijo, exultante,Simón Casas en el callejón.

Gracias a ‘Pasmoso’, un toro bueno con las orejas colgando, con un ritmo y un galope cumbres, sin la exigencia de la humillación y con ese tranco un pelo blando, agradecido, que le dio por moverse en el peor momento, la tauromaquia tiene, al fin, su posverdad.

Tenía que llegar. Los tiempos que corren son propicios. Ya estamos en el carro de la media verdad. La realidad estrujada hasta la mentira. “De lo mejor que he visto en mi vida”, aclaraba el empresario, productor de los míticos seis toros de José Tomás en Nimes y autor de ‘La tarde perfecta de José Tomás’, que describe aquella mañana.

Es verdad que era un buen toro pero no que mereciera salvar la vida. “Estos animales, según está el panorama fuera, hay que llevarlos al campo”, señaló el torero. Es verdad que no es el mejor momento para el toreo pero no por eso hay que desvirtuar la figura del indulto.

La posverdad.

El discurso construido desde el callejón aquel día era producto del efecto, leve y ventajista, lo que la gente quería oír, que educa a miles de televidentes y con un toque sentimental y un punto de partida objetivo. Y es peligroso, no ya por lo anterior, si no porque se parece mucho a la corriente intelectual (?) que se intenta imponer globalmente. La corrección política, lo bueno, lo bonito, el indulto. No ofender, avergonzarse de la singularidad, homogeneizar la lidia según los corsés que se van imponiendo para apaciguar a los que no la entienden.

Savater lo explica mejor. “Ciertas sectas ideológicas o religiosas son especialistas en sentirse maltratadas por opiniones e imágenes que su dogma desaprueba. Es una forma de exhibir su poder y de ejercer una tiranía social que los halaga: lo políticamente correcto, que es en ocasiones muestra de conformismo timorato o de oportunismo electoral, refleja su triunfo en demasiados campos”. La tauromaquia es uno de ellos. “Conformismo timorato”.

Hasta ahora, el toreo era –es- el único espectáculo que hacía de la muerte una fiesta en una sociedad atiborrada de cosmética. Una cultura única, un patrimonio exclusivo que empieza a adaptar en su núcleo las exigencias de sus contrarios. Indultar toros como ‘Pasmoso’ y aderezarlos con ese tipo de palabras supone reconocer en cierta medida que lo que se hace, matar, está mal, que la razón tampoco está aquí. Son concesiones hechas un poco sin pensar, soltando lastre. Cuanto más grave sea el acoso, más fuertes deben ser los argumentos propios. La muerte está dejando de ser el objeto de lo que ocurre en el ruedo, apartada al rincón de las cosas incorrectas por los propios taurinos.

¿Cuántos toros mejores que ‘Pasmoso’ habrán muerto en la última década? ¿El año pasado? A bote pronto recuerdo a ‘Zurcidor’ y ‘Malagueño’. ¿Le servirá al ganadero? Con ‘Arrojado’, aquel indulto propiciado por la increíble lentitud de trazo de Manzanares, que prefirió el perdón antes del rabo, empezó todo.

En medio del alboroto estaba Emilio Muñoz. Que me perdone el maestro, por si le molesta la comparación, y sus amigos, pero yo lo veo como Gandalf ante el Balrog. “Hay que tener cuidado con los triunfalismos” y “el indulto es algo excepcional”, que es donde está fraguado el concepto del perdón del toro, en la exigencia máxima, fue su particular “no pasarás”. El contraste fue increíble. Dos mundos enfrentados. La luz del aficionado de siempre y el brillo artificial que todo lo iguala. Una suerte contar con él, que no se aburra nunca.

Ojalá pudiera adaptarme a las celebraciones, al vaso medio lleno, a la corriente positiva. Ocurre que esta forma de entender el toreo es diferente a la que me convirtió en aficionado. Pensaba que esta sensación llegaría más tarde, con la edad, atrincherado en algún diario de los de siempre con una línea editorial confusa en cuanto a las corridas. Esta es la tragedia de los ‘millenials’, estar a medio camino entre lo clásico y el descubrimiento de lo nuevo.

Mi yo de 2011 me diría que soy un exagerado dedicándome unos cuantos tuits y algún artículo fatal escrito en un blog penoso pero, de verdad, no es sensacionalismo, es honestidad. Con el indulto de ‘Pasmoso’ se recogió y adaptó el mensaje de los que pretenden acabar con la tauromaquia como argumento para intentar salvarla.

Qué paradoja.

Fuente: El Español 

La falta de emoción acaba con la afición / por Rafael Comino Delgado

Del toro al infinito
 
El Toreo es emoción, y si no hay emoción es como ir a un espectáculo de humor en el que no te ríes; ¿dónde está el humor? nos preguntaríamos. Lógicamente no volveríamos a ese espectáculo; pues igual pasará con los Toros
 
 
La falta de emoción acaba con la afición

Rafael Comino Delgado

Catedrático de la Universidad de Cádiz

Ya se han celebrado las tres primeras ferias de la temporada (Valdemorillo, Olivenza, Valencia) y, al menos yo, tengo la impresión de que han salido demasiados toros faltos de la casta, la fiereza, incluso la fuerza necesarias para generar emoción, que en definitiva es lo que busca el aficionado.
El Toreo es emoción, y si no hay emoción es como ir a un espectáculo de humor en el que no te ríes; ¿dónde está el humor? nos preguntaríamos. Lógicamente no volveríamos a ese espectáculo; pues igual pasará con los Toros. Si vamos a una corrida buscando emoción, que luego no encontramos y eso sucede frecuentemente, lo más probable es que no volvamos, salvo los muy aficionados, de ahí que yo diga: ¡La falta de emoción acaba con la afición!
La emoción en el Toreo se genera mediante la estética y el riesgo, la épica. Para que haya estética el toro tiene que reunir unas cualidades de bravura y calidad en la embestida, que permitan al artista crear belleza, y para que haya épica el toro ha de expresar fiereza, riesgo. Bien entendido que cualquier toro, incluso el que parezca menos ofensivo, puede pegar una cornada pero, insistimos, si no hay emoción la Fiesta se viene abajo.
Naturalmente lo ideal es conjuntar, en el mismo toro, ambas cosas, calidad y fiereza, pero ello no siempre se logra. Sabemos que toros con mucha calidad y mucha casta saldrán pocos, pero creemos que es posible disminuir el número de los que salen con demasiada falta de casta, de fuerza. Oigo demasiadas veces a toreros decir, ¡yo con que se mueva me conformaría! ¡por lo menos que se mueva; yo pondré lo demás!
En general, los ganaderos van seleccionando siempre en función de lo que piden los toreros, y a su vez estos piden el ganado con el que creen tienen más posibilidades de triunfo, en definitiva satisfacer al público, pero la resultante, actualmente, es que se va buscando mucho la clase, la calidad, y en ese equilibrio dificilísimo entre clase y casta disminuye la segunda, con lo que el toro frecuentemente sale demasiado pastueño, demasiado dulzón, no trasmite épica al aficionado, como fue el caso del segundo toro de el Fandi, en Valencia el pasado día 17. Tenía una calidad inmensa, pero no trasmitía riesgo.
Aun así este puede ser un mal menor, porque ha habido toros, en las mencionadas ferias, que no es que no transmitiesen riesgo, es que transmitían gana de bajar y ayudarles a tenerse de pie, eran inválidos; a la primera serie de muletazos ya les faltaba el aire, les faltaba vida, no podían moverse.
Es una realidad que hemos visto demasiados toros con los que el torero estuvo muy bien, pero solo pudo cortar una oreja porque la faena no trasmitió emoción intensa a los tendidos.
Por eso pensamos que son muchas las amenazas que se ciernen sobre la Fiesta de los Toros, pero de todas ellas la que nosotros vemos más peligrosa es la falta de emoción. Que los públicos y los aficionado acaben por no acudir a las plazas porque no se les de lo que buscan, ¡emoción!
Sin embargo el solucionar esta amenaza está totalmente en manos de los profesionales del Toreo (ganaderos, empresarios, toreros), mientras que con respecto a otras amenazas los profesionales poco pueden hacer, son más bien temas políticos.

Un modelo golpista

El blog de Santiago González

El par director de la Generalidad, Puigdemont y Junqueras, ha perpetrado a pachas una tribuna que ayer abría la portada de El País: “Que gane el diálogo, que las urnas decidan” y que mira al referéndum escocés de 2014 como fuente de inspiración. Nuestros nacionalistas escogen sus modelos guiados por un fetichismo incontrolable. Allá donde una voz se levante para reclamar el fin (la independencia) o el instrumento (la autodeterminación) habrá un nacionalista que grite: “¡mía!”, mirando con arrobo el modelo, sea Andorra, el Estado Asociado de Puerto Rico, Gibraltar, Irlanda o Kosovo. Y por supuesto, Escocia y Quebec.

Cuando Artur Mas consideraba la independencia concepto anticuado y oxidado, eran los nacionalistas vascos los que adoraban el talismán al enterarse de que los ciudadanos alemanes iban a celebrar un referéndum. No era para escindir Renania del Norte-Westfalia de la RFA, sino para la reunificación de las dos Alemanias.

El diálogo…

Ver la entrada original 369 palabras más

Resumen FERIA DE FALLAS: ‘Pasmoso’, un indulto pirotécnico

DE SOL Y SOMBRA

Por Vicente Sobrino.

De las 22 orejas cortadas en las siete corridas de toros y las dos novilladas celebradas, más de la mitad solo cuenta para la estadística. Más allá de los números, no tienen ningún valor real.

De esas casi dos docenas de orejas, alguna de las obtenidas por Diego Carretero (novillero), Andy Younes (novillero), Álvaro Lorenzo, Padilla, Paco Ureña, Román, Perera, Roca Rey, Ginés Marín y El Juli, se salvan de la tómbola en la que se convirtió el palco en los nueve días de toros. Con matices, claro.

Por ejemplo, de las dos cortadas en un mismo toro por los matadores Perera y El Juli, sobraba una o incluso las dos en el caso de Perera. Y alguna más de las sueltas cortadas con peticiones muy benévolas. Es el caso de Younes, el único novillero que salió a hombros.

Caso aparte son las dos simbólicas…

Ver la entrada original 715 palabras más

¡Que en la mili os aguanten!…jo, vaya tropa…

bucker125

Image result for juez calatayud

UNA BUENA IDEA, LA DEL JUEZ EMILIO CALATAYUD,

al proponer una vuelta al servicio militar obligatorio, que en su día suspendió el gobierno del Presidente Aznar. La tesis del Juez de Menores de Granada es la de que los beneficios educativos que obtendría, un joven más o menos normal, con esta breve experiencia militar de tan solo dos meses, le ayudarían a convertirse en un adulto útil para si mismo y para la sociedad; por lo general, de un buen soldado sale un buen civil, aunque las raras excepciones siempre existan. En España el Servicio Militar Obligatorio NO ESTÁ SUPRIMIDO, pues para ello habría que modificar la Constitución, sino sólo SUSPENDIDO. Para reinstaurarlo no harían falta, a priori, modificar demasiadas leyes ordinarias vigentes, ni mucho menos, la Carta Magna. 

Image result for servicio militar obligatorio suecia 

Inspirado por el retorno parcial de Suecia al reclutamiento forzoso, el Juez considera, correctamente, que el Ejército enseña Disciplina y Autoridad.  Pero, y siempre hay un pero, el Ejército no demanda tan…

Ver la entrada original 1.046 palabras más

“LA ETA FUE, ES Y SERÁ UNA BANDA DE ASESINOS” General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

General Dávila

Un claro y contundente titular: Demoledor. Parece olvidarse

¿De qué se alegran? Los asesinos dejan de matar y entregan sus armas. Dicen. Muchos cayeron en la trampa otras veces. No hay alegría hasta que estén todos en la cárcel y desaparezca la ideología que los sustentó y sustenta.

Hemos vivido la lamentable resolución de permitir que ellos o sus franquicias, en una extraña (?) decisión del Tribunal Constitucional, hayan llegado a las instituciones. El Tribunal Supremo condenó y el Tribunal Constitucional enmendó y aprobó. Bildu, Sortu; los mismos magistrados sentenciaron y decidieron dar el primer paso. ¿Qué había detrás? Sucedieron cosas muy raras como la doctrina Parot, el Faisán

‹‹La justicia no está para favorecer procesos políticos, pero tampoco está para obstaculizarlos››.

‹‹El vuelo de las togas de los fiscales no eludirá el contacto con el polvo del camino››. Podíamos seguir con sentencias para la…

Ver la entrada original 331 palabras más

LA HORA DE ROMAN

DE SOL Y SOMBRA

Roman. Foto Andrew Moore.

Por Pedro Toledano.

Que la inspiración te coja trabajando es aseveración que se le atribuye a Pablo Picasso. Entendemos que nadie que haya caminado por la vida con afán de superación, puede poner en duda las palabras del genio malagueño. Es más, a poco que se tenga una mínima porción de sentido común es pensamiento que tiene que presidir la conducta de quienes tienen en mente realizarse como seres humanos en cualesquiera de las opciones posibles de desarrollo.

En el toreo, en nuestro largo peregrinaje por tan apasionante y complejo mundo, hemos sido testigos de cómo infinidad de chavales no han logrado su sueño, aún reuniendo magníficas condiciones, por no dedicarse en plenitud a la tarea de conocer todos los secretos de la lidia, algo esencial en cualquier oficio y más si se trata de trabajar un material tan poco dúctil como es un toro bravo…

Ver la entrada original 204 palabras más

Juan José Padilla: «No concibo la vida ni el toreo sin la fe religiosa» / por Andrés Amorós

Del toro al infinito

Juan José Padilla muestra las medallas que besa antes de cada faena
Fotografía – Míkel Ponce
 
Una semana después de sus dos graves cornadas en Valencia, el Ciclón de Jerez reaparece este domingo en la Feria de la Magdalena de Castellón
 
Juan José Padilla: 
«No concibo la vida ni el toreo sin la fe religiosa»
ANDRÉS AMORÓS – Valencia
En el Hospital Casa de Salud de Valencia me recibe, antes de abandonar el centro, el diestroJuan José Padilla, que el pasado domingo sufrió dos cornadas graves, en el comienzo de la Feria de Fallas. Al sentarse, elige un sitio para ver y oír bien. Ante todo, le pregunto cómo está.
–Bastante mejor. He dormido, despertándome bastante, pero sin dolores. Todavía estoy recibiendo por vía venosa antibióticos y analgésicos, para evitar posibles complicaciones, pero me están retirando ya los drenajes.
–¿Cómo fue el percance?
–El toro no parecía tener mucho peligro, porque pasaba, pero era muy mirón, sabía dónde estaba yo y me había avisado ya, con un arreón, cuando comencé de rodillas. Intenté llevarlo muy embebido en la muleta pero, en uno de los derechazos, cambió el recorrido y fue directamente al muslo: sentí que me había calado.
¬–Luego, hizo por usted, fueron momentos muy dramáticos.
–Me cogió por la espalda y me zarandeó fuerte, con rabia. Noté un dolor fuerte, en el pecho.
–Fueron dos cornadas diferentes.
–Sí, una en el muslo derecho, con dos trayectorias, de 15 y 20 centímetros, que llega hasta el triángulo de Scarpa. Otra, en la axila, hacia dentro.
«La mano de Dios estuvo encima, una vez más, para ayudarme»
–Pudo haber sido mucho peor.
–Sin duda: cambió la trayectoria y bordeó el pulmón y el corazón, sin romper ningún vaso importante. Como he dicho, la mano de Dios estuvo encima, una vez más, para ayudarme.
–Continuó toreando, con un torniquete en la pierna, hasta que mató al toro y se fue, por su propio pie a la enfermería.
–Me sentía con fuerzas para hacerlo. En ese momento, no sentía dolor sino compromiso: el respeto al público, el amor propio, la ilusión por estar en la primera gran Feria.
–Incluso fue usted el que tranquilizó a los que le asistieron.
–Ésa es mi obligación: ser honrado, sin victimismos. Ellos sólo sabían lo del muslo. No quise decir nada del pecho: si no, no me hubieran dejado seguir.
–Le estaba viendo torear su hija Paloma, que tiene 13 años.
–Ella está muy concienciada de lo que puede pasar, es fuerte. Aguantó en el tendido hasta que cayó el toro; entonces, fue a la enfermería, con mi cuadrilla. Ella es la que llamó por teléfono, para tranquilizarla, a su madre, que estaba con Martín, mi otro hijo: a él no le gusta ir a la Plaza.
«No soy ningún inconsciente: si toreo es porque sé que puedo»
–¿Cuándo va a reaparecer?
–Este domingo en Castellón. Tengo capacidad, me encuentro con facultades; llego, de la pretemporada, con mucha fuerza, aunque unos días de cama, por bien que me hayan tratado, siempre te merman. Pero estoy deseando salir y volver a torear.
–La terrible cornada de Zaragoza fue en octubre del 2011; la reaparición, en Olivenza, seis meses después, en marzo del 2012, sorprendió a todos.
–Cuando lo anuncié, en Sevilla, creían que había convocado a la prensa para comunicar mi retirada.
–La recuperación debió de ser muy dura.
Además del ojo, había perdido el equilibrio y la audición. Hice muchas pruebas, sirviendo agua en un vaso, sin problemas. Mis hermanos probaron a torear, cerrando un ojo, y no medían las distancias. Recuerdo que usted me lo preguntó, antes de la reaparición, y le tranquilicé. Más me ha costado el tema del oído, como si «tuviera la radio, todo el día», pero, gracias a los doctores García Perla y Esteban, ya estoy al 50% de la audición, no se ha producido fibrosis en el oído y ya no me retumba mi propia voz, que era algo muy molesto.
–¿Cuántas operaciones quirúrgicas ha sufrido, por esa cornada?
–Más de 20: en el ojo, en la mandíbula, en los nervios de la lengua.
«Mi hija aguantó en el tendido hasta que cayó el toro, luego bajó a la enfermería y llamó por teléfono a su madre para tranquilizarla»
–Muchas de ellas, en plena temporada, entre corrida y corrida. ¿Cómo puede hacerse algo así?
–No soy un inconsciente. El maestro Rafael Ortega me enseñó a respetar al público y a respetar mi profesión. Toreo porque sé que puedo hacerlo, realizando las suertes que mi personalidad artística exige.
–¿Cuántas cornadas lleva, en su carrera?
–Con éstas dos, 38.
–¿No se le vacía el deposito del valor?
–¡En absoluto! No he llegado todavía ni a medio depósito. Me siento feliz, ilusionado por seguir avanzando, en mi profesión. Nunca he pedido compasión: que los públicos me exijan me ayuda a superarme.
–Desde la reaparición, ¿cuántas corridas ha toreado?
Cerca de 500. Y ha sido después de ese percance cuando he ocupado, dos años, la cumbre del escalafón, he indultado el toro de México, he alternado con las figuras, he abierto la Puerta del Príncipe…
—Esto último ha debido de ser la cumbre de su carrera. Muchos grandes toreros se retiran, sin haberlo conseguido.
—Es verdad: Dios me ha recompensado con metas que parecían inalcanzables. Siempre soñaba con eso. Era un día de lluvia, temíamos que el albero estuviera embarrado, pero yo tenía esperanzas; de hecho, llamé a mi padre, que no quería acudir, y le dije una de esas cosas que a veces decimos: ‘Si no vienes, te vas a perder contemplar como abro la Puerta del Príncipe’.
—Sí fue, al final.
—¡Claro que sí! Le corté la oreja al primer toro y el segundo de Fuente Ymbro tenía mucha transmisión, lo que yo necesitaba. Yo puse toda mi entrega. Cuando empezó a tocar la estupenda Banda de música, me dije: ‘Ya no puedes bajar el tono ni un milímetro’. Me sentí plenamente feliz y orgulloso. Al atravesar, en hombros, la Puerta del Príncipe, iba disfrutando de la vista del río cuando escuché una voz: ‘¡Aquí estoy!’ Era mi hijo Martín, que estaba allí, esperándome…
¿Qué consecuencias ha sacado de eso?
—Que el sufrimiento forma parte de la gloria; que debemos luchar por nuestros sueños, para que los sueños se cumplan.
—Después del percance, se ha convertido en un héroe popular.
—No soy ningún héroe, no hago nada que no pueda hacer otra persona. Pero es verdad que he recibido el cariño de muchísima gente. Eso supone una responsabilidad añadida: no quiero fallar a los que confían en mí, intento devolver una parte de lo que recibo.
 
«Nunca he pedido compasión: que los públicos me exijan me ayuda a superarme. Me siento feliz»
—Nació el Pirata, con su bandera negra y su parche, en el ojo.
—Empezó en Pamplona y se ha extendido al mundo entero. Hasta en Guadalajara de México hay una “Peña infantil del Pirata Padilla”. Me entregan su cariño muchísimas personas, incluídos muchos, que no son aficionados a los toros. Ayer mismo, un chico de 12 años, Jorge, me dejó una caja de bombones, en la recepción del Hospital. Le llamé por teléfono, vino con su familia y pasamos, juntos, un rato estupendo.
—Para usted es fundamental la fe religiosa.
—No concibo la vida sin la fe religiosa. Ya lo creía cuando yo era panadero y sigo creyéndolo, como el 90% de los toreros, que son religiosos y practicantes. Voy a Misa con mi familia. Rezo por las mañanas y antes de torear.
—El toreo es una profesión muy dura.
—Es una profesión muy de verdad: se siente, se sufre; a veces, se paga un tributo , se puede morir de verdad (el caso de Víctor Barrio).
—No ha pensado todavía en retirarse.
—No. No he ido a América, este invierno; he tenido una preparación física específica, centrada en mejorar mi capacidad de reacción: me encuentro muy bien. Siento gran ilusión por el triunfo; por gozar, delante del toro.
—Cuando llegue el día de la retirada, ¿a qué se dedicará?
No sé cómo pero intentaré devolver al mundo del toro algo de todo lo que me ha dado. Me apasiona ver torear a mis compañeros, observar el comportamiento del toro, en el campo. Es la pasión que yo he vivido, toda mi vida. Creo firmemente que el mundo del toro me ha aportado importantes valores: te centra, te disciplina…
—Para mucha gente, usted se ha convertido en un ejemplo de lucha; dicho en términos taurinos, de «crecerse en el castigo».
—He tenido la oportunidad de transmitir algo en lo que creo firmemente: merece la pena luchar, no dejarse vencer por las adversidades ni echar la culpa de todo lo que nos pasa a los demás. Hay que aceptar lo que Dios nos manda, con humildad, y disfrutar de todo lo bueno que tenemos, sólo por estar vivos… La vida tiene muchas cosas maravillosas y hay que saber dar gracias a Dios por ellas.
Se levanta y me enseña las cadenas y medallas que están colgadas en la cabecera de su cama: las mismas que Padilla besa, antes de cada una de sus faenas.

Y la sociedad, ¿Cómo se desarma? Moralmente

El blog de Santiago González

A cuatro columnas en portada: ‘La guerra perdida de ETA’ y para ilustrarlo, nada mejor que dar la voz a tres que no se rinden y a su psicóloga.Léanlo aquí.Es lógico. Si quisieran ilustrar la derrota del Eje en la 2ª guerra mundial, nada mejor que entrevistar al soldado japonés que estuvo perdido en la selva de indonesia hasta 1970. Zapatero, en su plan de paz, consiguió que se arrepintieran los cinco terroristas que habían decidido rendirse: Pakito, Iñaki Bilbao., Carlos Almorza, Kepa Solana y Koldo Aparicio.

Ver la entrada original

Fallas de Valencia: Indulto para ‘Pasmoso’ y doble puerta grande de El Juli y López Simón

DE SOL Y SOMBRA

Por Carlos Ilían.

La inaudita vuelta al ruedo que el presidente, perdidos los papeles y el sentido común ordenó al cuarto toro, ha marcado el triunfalista y exagerado final de la corrida con el indulto al sexto ejemplar de Domingo Hernández. Si el cuarto era de vuelta al ruedo no se podía igualar el mismo premio para Pasmoso, de asombrosa movilidad, embestida generosa e incansable. Entre un clamor no hubo más remedio que conceder perdonarle la vida.

Con este indulto se ponía el broche a la tarde y a estas Fallas 2017. Un indulto discutible porque el toro, aparte de un derribo accidenatl al caballo, no peleó de verdad en varas, casi se fue sin picar. Todo lo demás ha sido notable por su entyrega y como se empleó en la muleta. Un gran toro para el torero. Pero y, ?para el ganadero?. Lo cierto es que el triunfalismo ya…

Ver la entrada original 305 palabras más

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: