Uncategorized

De la vista nace el amor

INTELISPORT

Por: Rafael Cué*

Articulista invitado

Antonio Ferrera, nacido en Buñola, Baleares, creció en Badajoz, donde el toro bravo le despertó la vocación de ser torero, carrera que ha llevado con honor y mérito desde que debutó en 1991. Se hizo matador en el 97 y desde entonces su nombre siempre ha dado de qué hablar.

Las circunstancias lo colocaron en el llamado “circuito de las corridas duras”, que no es otra cosa que los festejos llamados “toristas”, los cuales tienen su público y su concepción de espectáculo, cuya principal dificultad es que se lidian ganaderías cuya fama es de toros complicados por malos, no por bravos, toros que rara vez permiten expresar un sentimiento, y a lo que obligan a los toreros es a defender una vocación, ejecutando actos heroicos ante astados que no se entregan al toreo, que por lo general desarrollan genio y sentido, creando emoción por vía…

Ver la entrada original 581 palabras más

Categorías:Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s