Uncategorized

¡Los míos eran de oro! Por Bardo de la Taurina

DE SOL Y SOMBRA

Hablo en primera persona porque usted lo sabe y lo sabe bien, esta pluma no recibe órdenes, instrucciones, o línea ni de las empresas, ni de los ganaderos, ni de los toreros, ni de los medios a los que le sirven otros y aclaro, uso la palabra sirven, porque cuando no se conoce y se ejerce lo que es la Libertad de Prensa, pues llanamente se está maquilando a otro que es el patrón y eso aquí y en la Conchinchina es servir, claro, en diferentes escalas, que para el caso particular que nos ocupa van desde el agachar la cabeza, besar la mano, lamer no sólo los zapatos sino las suelas, arrodillarse o ponerse de tapete pa’ ser humillado, además de tapar las atrocidades e inventar lo que no se ve, siempre en aras de magnificar lo que le conviene a quienes ordenan o a los patrones.

Y pensar…

Ver la entrada original 801 palabras más

Categorías:Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s