DE SOL Y SOMBRA


Por Manolo Harina.

Lívido, descompuesto, sin chaquetilla, con la camisa y el chaleco manchados de sangre Curro Díaz buscó a ‘Laminado’, junto al tercio, para comenzar su faena de muleta. Hacía poco más de cinco minutos que había vuelto a la plaza, acompañado de sus hombres de confianza, desde la enfermería. Allí había llegado desvanecido por un fuerte golpe en la cabeza, recibido durante el inicio de faena del primer toro. Curro había estado más que prudente, vigilando la lidia por parte de su cuadrilla. Pero en ese momento ya estaba solo otra vez. ¿Qué puede pasar por la cabeza de un hombre, que ayer reaparecía después de una cornada y vuelve a tener que pasar por la enfermería? Nunca se sabrá; Lo que si pudimos apreciar, quienes estábamos en la plaza fue una faena de temple, despaciosidad, gusto, arte, Toreo con Mayúsculas. No fue larga, pero fue intensa… Ayudados…

Ver la entrada original 354 palabras más

Anuncios