El Muletazo

Volvía el hierro de Adolfo Martín a la plaza de toros de Cuatro Caminos de Santander para la cuarta de la feria de Santiago. En el cartel, un Cid que el año pasado lograba el indulto de “Madroñito” en este coso, un Ureña que se enfrentaba a esta corrida con tres costillas rotas tras el percance de Valencia del pasado sábado y un Garrido que había pedido expresamente matar esta corrida en este ruedo norteño. A las seis y media en punto arrancaba el paseíllo.

La quería por abajo el paletón primero de Adolfo, al que le dejó El Cid un saludo solvente y suave a la verónica con media encaderada y sentida. Hasta el final se fue en el viaje en el quite por chicuelinas de Manuel. Y tuvo fondo de clase el animal, que llegó humillado a los embroques que propuso Manuel, con una pausa entre muletazos que…

Ver la entrada original 678 palabras más

Anuncios