DE SOL Y SOMBRA

Colombo por Arjona/ Aplausos.

Por Sixto Naranjo.

Abrió plaza un novillo de Zacarías mansito, que medio se dejó y al que Jesús Enrique Colombo lanceó con vistosidad, banderilleó con facultades y toreó de muleta con solvencia. Se rebrincaba el novillo cuando se le obligaba por abajo. El venezolano se mostró muy por encima del animal. El susto llegó en el final de faena. Tras amagar con echarse, el novillo, en un arreón de manso le arrancó el chaleco. Una estocada caída acabó con el novillo.

El cuarto fue un novillo de preciosas hechuras que pareció quedar descoordinado en los primeros tercios. La movilidad un tanto informal por la lesión. Colombo volvió que demostrar tiene el oficio más que aprendido. Lo aprovechó y exprimió hasta el final. Después, el perfecto volapié, valió por si solo la oreja que paseó.

Hasta la boca de riego se fue Daniel Menes para recibir…

Ver la entrada original 309 palabras más

Anuncios