DE SOL Y SOMBRA

Colombo. Foto Cultoro Twitter.


Por Antonio Lorca.

Lo mejor fue que presentaba la plaza de Pamplona -casi lleno en los tendidos- el día previo al chupinazo, sin el infernal ruido de las charangas y, lo que es peor, sin merienda.

Y destacó, también, la valentía y la entrega del novillero venezolano Jesús E. Colombo, al que engañaron entre todos sacándolo sin méritos a hombros por la puerta grande.

¿Y lo peor? Uf! La lista es larga:

– El ruedo era una playa, con la arena suelta, impracticable para el toreo.

– El público, silencioso y aburrido durante las faenas, y verbenero y bullanguero a la hora de pedir trofeos inmerecidos.

– La presidencia, muy en su papel, pero sin criterio.

– Los novillos, muy justos de presentación para la llamada Feria del Toro, comodísimos de cara (sin pitones, vamos), mansones, muy blandos, muy sosos y nobilísimos. Artistas venidos a…

Ver la entrada original 567 palabras más

Anuncios