El blog de Diego Armario

ortega-laraHace veinte años a los Bolinagas y compañeros de fechorías le salió mal la faena, porque lo que ellos realmente sabían hacer era pegar tiros en la nuca, que era lo más expeditivo, pero no consiguieron que se les muriera el hombre al que habían secuestrado y  mantenido 532 días encerrado en un zulo.

El carácter recio del burgalés, que no supo suicidarse pero que pidió que le mataran a los guardias civiles que le liberaron  creyendo que eran sus verdugos,  le permitió soportar lo insoportable y superar, años después, una deuda que arrastraba desde entonces.

Un día  José Antonio Ortega Lara se dio cuenta de que  quienes le torturaron no merecían que él  les siguiera odiando porque quien una vez te hizo mal en la vida no sufre con tu desprecio y ni siquiera sabe que le estás deseando que lo sodomice un orangután.

Siempre me llamó la atención…

Ver la entrada original 357 palabras más

Anuncios