HispaniaFortius

El pacto entre trileros que se detestan e intentarán matarse puede acabar, sin embargo, en un Gobierno de populistas y secesionistas. No será ahora, pero puede ser en cualquier momento.

Allí estaban, como dos malos jugadores de póquer que llevan las cartas visibles en la cara, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, la pareja que más y peor viene marcando y marcará la política española desde hace un tiempo hasta no se sabe cuánto.

El Sánchez que construyó su tercera resurrección prometiendo a la militancia que él sí echaría a Rajoy, no como las nenazas conservadoras de la Gestora, desechando por segunda vez en quince días dar el primer paso para cumplir su soflama: ni hace unos días apoyó la moción de censura contra el PP ni, ahora, ha hecho otra cosa que enfriar las veleidades de su colega de partida, expresadas con esa rotundidad de quien sabe…

Ver la entrada original 1.244 palabras más

Anuncios