DE SOL Y SOMBRA


Por Lázaro Barredo.

Hace un tiempo me encontre con los datos sobre una peculiar historia. Un amigo cubano nos dijo que un día oyó hablar que tanto el Che como Raúl Castro estuvieron haciendo pininos en México en el arte del toreo, que por esos tiempos vivia su época dorada en el país hermano.

En el libro La Palabra Empeñada, escrito por Heberto Norman Acosta, de la Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, se pueden encontrar rastros de aquellos primeros contactos en México entre el Che y Raúl.

El Che había sostenido en Guatemala una intensa amistad con varios revolucionarios cubanos asilados en 1954 en ese país, sobre todo con Antonio Ñico López, uno de los grandes amigos de Raúl, quien lo apoyó en sus gestiones ante el Comandante en Jefe para que fuera aceptado finalmente como uno de los asaltantes al cuartel Moncada.

Tras la…

Ver la entrada original 792 palabras más

Anuncios