DE SOL Y SOMBRA

Morante banderilleó al cuarto; Talavante cortó una oreja y Mora dio una vuelta ante una mansa y noble corrida de Núñez del Cuvillo. Foto Pages.

Por Antonio Lorca.

La sorpresa de la tarde la protagonizó Morante cuando pidió a su cuadrilla los palos para banderillear al cuarto, el último de sus cuatro corridas. Irregulares los dos primeros pares y espectacular el tercero, al quiebro, encerrado en las tablas del tendido 3. Buscaba dejar un buen recuerdo, y a fe que lo intentó desde el principio de la lidia de ese toro, aunque todo quedó a medias por responsabilidad exclusiva en este caso, de un animal manso, distraído y suelto que no quiso aceptar la pelea.

Lo recibió Morante con unas lentas templadas verónicas que no acabó de rematar. Dibujó en el quite tres personalísimas chicuelinas, rotas cuando perdió el capote, y insistió después a la verónica que también acabó con…

Ver la entrada original 438 palabras más

Anuncios