El blog de Diego Armario

_esperanza_790cf1e5

Esperanza Aguirre,  una sexagenaria como ella misma se definió para dar la sensación de que a su edad cualquiera comete un error y aparca casi sin darse cuenta en el carril BUS, ha dimitido diciendo que se ha sentido defraudada por los golfos que ella misma nombró.  Es decir le ha echado la culpa a los que no le avisaron de sus fechorías, que es algo que no acostumbran a hacer los buenos malhechores.

Lo que no cuela en toda esta historia es que con su fino olfato político fuese incapaz de percibir el hedor que despide el lumpen que la rodeaba porque la rubia no tiene un pelo de tonta,  y aunque ella jamás se haya manchado las manos con el polvo del camino, sus dos  vicepresidentes (Ignacio González y Francisco Granados) están en la cárcel. En asuntos de corrupción lo que se estila es echarle a culpa…

Ver la entrada original 297 palabras más

Anuncios