DE SOL Y SOMBRA


De SOL y SOMBRA.

Antonio Lorca – El País: Joselito Adame se perfiló a corta distancia y sin muchas probaturas, la mirada fija en el morrillo y la mano derecha en el corazón, dejó una estocada de esas que se pueden calificar como estoconazo por el acierto y la precisión. No había que estar encima para colegir que había enterrado la espada por el hoyo de las agujas. Y si alguien albergaba alguna duda, el semblante del toro la despejó. Reculó unos pasos hacia las tablas, se bamboleó levemente y se derrumbó sin puntilla en el albero. La estocada había rozado la perfección.

Adame paseó una oreja con todo merecimiento porque realizar de ese modo la suerte suprema debe ser motivo justificado de premio. Y, además, fue lo mejor de su labor, a pesar de que los aplausos y las notas del pasodoble hicieran creer lo contrario.

Está la…

Ver la entrada original 1.199 palabras más

Anuncios