General Dávila

El testigo Rajoy

En cierta ocasión un ministro del Ejército dio una cruz pensionada al general Primo de Rivera. A continuación le envió un telegrama: ‹‹Le felicito y abrazo››. Primo de Rivera ni corto ni perezoso le contestó: ‹‹Acepto felicitación y rechazo abrazo››. Todo un carácter.

La historia empezó de manera parecida: ‹‹Luis sé fuerte. Mañana te llamaré. Un abrazo››.

¡Qué racha! Uno y otro… y otro. Resistiré, erguido frente  todo…

Es más probable que una persona te haga un favor si antes te ha hecho otro que si te lo debe. Le llaman el efecto Franklin. Sí, por uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos, Benjamín Franklin. Cuando empezó contra él una campaña de descrédito se le ocurrió la brillante idea de pedirle un favor al que los dirigía. Milagroso. El adversario se sintió halagado y nació entre ellos incluso algo más…

Ver la entrada original 257 palabras más

Anuncios