DE SOL Y SOMBRA

Curro le corta el añadido a Juanito.
Del barrio de Los Boliches (Fuengirola, Málaga) a Calzada de Oropesa (Toledo) pasaron 38 años de la vida de Juan Gómez, Juanito, escrito así, con el nombre, el apellido y el apodo, como los toreros, no en vano fue Curro Romero quien le cortó la coleta en La Rosaleda cuando el extremo abandonó el fútbol.

De SOL y SOMBRA.

Uno tuvo el privilegio de gozar, como socio infantil, del mejor Juanito, que fue el del Burgos, donde contó con un cómplice a la altura de su genio a contramano del mundo: Rafael Viteri. “En el Madrid, yo levantaba la cabeza, veía a Pineda e Isidro, y seguía regateando”, contaba Juanito para defenderse de su mala fama de chupón.


Juanito tenía más de torero que de futbolista (hubiera cambiado su carrera en el Madrid por un mano a mano con

Ver la entrada original 81 palabras más

Anuncios