DE SOL Y SOMBRA

Roca Rey.

PorAlvaro R. del Moral.

En la esperada muerte de Manolo Cortés

La noticia no podía sobresaltar. El fin de Manolo era una certeza que ya habían certificado sus íntimos. Había desaparecido de la escena taurina en los últimos meses y las noticias sobre su estado de salud sólo servían para confirmar que ya le habían sonado todos los avisos. Se ha marchado un hombre querido y respetado por la profesión. Un torero que sirvió de espejo a otros toreros y que volcó toda su sabiduría de artista y lidiador en la forja de nuevos valores. La resurrección taurina de Pepe Moral pudo ser su última gran satisfacción. Aquella tarde del Corpus de 2014, más allá de las telas del diestro palaciego se intuía el macizo concepto del gitano de Gines que había bebido del venero ordoñista. Se le echará de menos. Mucho.

Una reveladora excavación arqueológica

Cambiamos…

Ver la entrada original 515 palabras más

Anuncios