El blog de Santiago González

Hoy, en mi comentario de las 8:15 en Herrera en COPE

Ha dicho el T.S.J.C que en el comportamiento de Artur Mas y sus cómplices (¿por qué no decimos cómplizas?) en el referéndum del 9-N no hay prevaricación. Menos todavía en malversación de dinero público, porque el fiscal no concebía esa razón, ya de entrada. O sea que le ha impuesto al líder, signifique lo que sea esta palabra, la pena de dos años de inhabilitación por un delito de desobediencia al Tribunal Constitucional.

Descarta el Tribunal para apoyar la levedad de la condena que hayan caído en delito de prevaricación, que es incurrir en un comportamiento injusto a sabiendas. Quizá fue sin querer. Tampoco era cosa de encontrar malversación, a pesar de definirla implícitamente en la sentencia al citar “los contratos públicos, generadores todos de compromisos de pago” para la Generalidad. No la pedía el fiscal.

Parece que el delito de desobediencia…

Ver la entrada original 89 palabras más

Anuncios