DE SOL Y SOMBRA

Por Alvaro R. Del Moral.

Labombonera de Olivenza, joya de la corona de Pepe Cutiño, ha vuelto a oficiar de banderín de enganche de una nueva temporada. La crema del escalafón ha calibrado su motorización antes de afrontar la campaña. El Juli, Manzanares o el irreductible Roca Rey -también Perera o el reaparecido Ferrera– han enseñado los dientes en esta nueva edición del intenso y breve ciclo extremeño que también ha servido de mostrador de las posibilidades de otros jóvenes cachorros como Ginés Marín. En el apartado novilleril hay que apuntar la proyección de un nombre nuevo –Toñete– y la clase contrastada de Pablo Aguado, que encara el camino a su alternativa con los deberes bien hechos. Más allá de las orillas del Táliga se abre el fuego purificador que anuncia una nueva primavera. Se inicia la temporada, comienza el nomadeo de…

Ver la entrada original 508 palabras más

Anuncios