DE SOL Y SOMBRA

Por Miguel Romo Medina *

La fiesta de los toros ha producido en sus diferentes expresiones, un gran acervo cultural que se ha consolidado y nutrido de manera popular a través de los siglos. Por sí misma, la fiesta brava tiene un contenido lingüístico, un orden, un ceremonial y una jerarquización formal que difícilmente se puede comparar, es por ello que en España es reconocida como la Fiesta Nacional y en muchos otros lugares alrededor del mundo, cómo lo es el caso de varios estados de la República mexicana, donde se le ha reconocido mediante decretos como Patrimonio Cultural Inmaterial.

La fiesta brava representa un pasado ancestral y se manifiesta mediante diversas perspectivas antropológicas, las cuales resaltan cierta conexión con hábitos y costumbres tradicionales. Tal y como lo relata Pedro Mesía de la Cerda en su texto Discurso de la Caballería del Torear, escrito en el año de 1653…

Ver la entrada original 286 palabras más

Anuncios