Neuronaliberal

Francia es como un terrón de azúcar flotando en una taza de café caliente: la parte visible semeja conservar impoluta su cartesiana geometría rectangular, pero la erosión acelerada de la zona sumergida anuncia una desintegración inminente. He ahí, sin ir más lejos, el desenlace de las primarias del Partido Socialista, algo más que un augurio de que podría, ya no solo quedar excluido de la segunda vueltas en las presidenciales, escenario que todo el mundo da por hecho a estas horas, sino caer a la última posición entre los cinco contendientes, por detrás de los fascistas light del Frente Nacional, de Fillon, de los social-liberales de Macron y del bloque de izquierdas que lidera Jean-Luc Mélenchon. El que fuera mayor partido socialista de Occidente junto al SPD podría estar a punto de migrar hacia la nada dentro de apenas cinco meses. Por cierto, la mitad de ese trabajo ya está…

Ver la entrada original 415 palabras más

Anuncios