Uno de los errores de 1978 fue el título VIII de la Constitución, que puso en marcha el proceso de desvertebración nacional que ha acabado en puro secesionismo, además de haber creado un auténtico agujero negro en las cuentas públicas.

 

 

La Patria no tiene precio.

 

Anuncios