DE SOL Y SOMBRA

Por Carlos Ruiz Villasuso.

Cualquier cambio trae consigo un riesgo, una apuesta. A veces, apostar por un cambio es comenzar perdiendo. La Plaza México, es evidente, ha comenzado perdiendo en su cambio. Se trataba de variar el orden de cosas asumidas desde hace medio siglo, variar el paso de una oferta y una estructura que ofrecía toros los domingos. Sólo los domingos y nada más que los domingos. La plaza andaba tan en precario en sus instalaciones, que también había que adecentarla casi por cuestiones sanitarias.

Para ello Sordo Magdaleno y Mario Zulaica, con el visto bueno de sus socios, plantearon una oferta de cambio, una estructura novedosa que, en esta primera parte de antes de Navidad, ha resultado errada en cuanto a respuesta de público. Y todo el mundo se queja. Algunos toreros porque dicen se ha subido el tamaño del toro, una cuestión que admite poca queja…

Ver la entrada original 480 palabras más

Anuncios