El blog de Diego Armario

forcadell

El desafecto por los políticos es proporcional al desprecio que ellos sienten por los ciudadanos. No sé qué virus se les inocula a quienes acceden a un cargo público para que en horas veinticuatro alguien que era buena persona, generosa, solidaria y respetuosa con las leyes se transforme en un ser estúpido e insensible.
Les garantizo que me esfuerzo en defender la importancia y el carácter de imprescindible en democracia de los representantes de los ciudadanos que hacen leyes y forman gobiernos, pero eso no me ciega para ignorar la desfachatez e insensibilidad de muchos de ellos en relación al drama que viven los ciudadanos que están en paro, que trabajan y son fritos a impuestos o que piden que las leyes les amparen, y no obtienen respuesta.
En plena crisis institucional y sin haber abandonado aun la económica, andan los diputados entretenidos en hacer peleas de salón, mientras que…

Ver la entrada original 327 palabras más

Anuncios