DE SOL Y SOMBRA

Por Daniel Herrera.

Un lleno a reventar presentaba ayer la Sala María Cristina del Antiguo Real Conservatorio para acoger el homenaje que una veintena de colectivos taurinos tributaban al matador de toros José Miguel Arroyo Joselito. Hubo peticiones incluso para triplicar el aforo, señalaban desde la organización impulsada por la Fundación Eurotoro y la empresa Montera Siglo XXI del también diestro Francisco José Porras.

Todo estaba dispuesto para dedicar una tarde de sorpresas alrededor de la vida de un diestro que este año cumplía tres décadas desde su alternativa en La Malagueta. El periodista Paco Aguado ejercía de maestro de ceremonias en un acto por el que pasaron distintas personas que han tenido una significación especial en la vida del madrileño. Tanto como su padre adoptivo, Enrique Martín Arranz, su padrino y testigo de alternativa, Dámaso González y Juan Mora, u otros toreros con los que…

Ver la entrada original 337 palabras más

Anuncios