Del toro al infinito
Son amorales
 
Rafael Comino Delgado 
Con el cadáver de la senadora Dª Rita Barberá todavía caliente, en el Congreso de los Diputados se guardó un minuto de silencio en su memoria, sin la presencia del grupoPodemos/IU, que se salió del Parlamento, durante tan corto acto, alegando que no podían homenajear a una persona de su trayectoria. Que yo sepa, hasta el momento, nadie ha demostrado que fuese corrupta. Pero ellos, como suelen hacer, ya la han juzgado y condenado. Es su modo de actuar.
En anteriores ocasiones he dicho y escrito que el mencionado grupo político no tiene adversarios, porque para ellos el que piensa diferente es enemigo a muerte. Podemos /IU, y todos los que comparten sus ideas siempre han sido así. Se consideran dueños absolutos de la verdad y de la libertad, que las entienden como hacer lo que ellos decidan sin respetar a los demás, a los que les niegan todo, incluso el derecho a la vida. Ignoran que,“la libertad es hacer lo que se quiera hacer, pero siempre dentro de la legalidad”, legalidad que solo respetan cuando les conviene.
Con el comportamiento de hoy, negándose a guardar ese minuto de silencio, en recuerdo a un ser humano, mejor o peor (el que esté libre de pecado que tire la primera piedra), pero humano, nos demuestran, una vez más, cual es su catadura moral. No es que su bajeza moral sea ilimitada, es que son totalmente amorales, desconocen los conceptos de ética y de moral, porque están poseídos por el rencor, por el odio sin límites.
Si pudiera hablar con alguno de ellos le recordaría la frase del gran líder, escritor y teólogo, Tertuliano, “Se deja de odiar cuando se comienza a respetar”.
Ante esta actitud lo único que se me ocurre decir es que, ¡me dan pena! tienen que ser muy desgraciados, siempre odiando. Bastante desgracia tienen con ser como son.
Entérense señores de Podemos/IU de que, “el secreto de una vida feliz es el respeto” (Ayad Akhtar, escritor americano de origen pakistaní).
Anuncios