Los adjetivos son fuertes, pero son ellos mismos quienes ofrecen la evidencia

Imagen1.png

De todos es conocida la cobarde agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua por parte de una turba abertzales. Lo mínimo que se puede esperar de un gobierno decente es que condene los hechos, apoye a las víctimas de la violencia, insten a policía y jueces a detener a esos matones que son un peligro para los ciudadanos y respeten escrupulosamente la actuación de los órganos del Estado no dependientes del propio gobierno (¿se acuerdan de Montesquieu?).

Eso es lo que se esperaría de un gobierno decente.

Navarra tiene un gobierno indecente. Un gobierno inmoral. Un gobierno que se pone del lado de los matones, de los violentos, de quienes concucan las leyes. Un gobierno cómplice de los criminales. Un gobierno, pues, criminal.

Son muchos años de nacionalismo abertzale, esa enfermedad mental que…

Ver la entrada original 179 palabras más

Anuncios