General Dávila

tumban-la-estatua-ecuestre-de-franco-decapitada-en-barcelona Ofende quien puede, no quien quiere

      Hace unos días este veterano  sintió la vergüenza indignada de ver como la efigie decapitada de un soldado de España era sacado del almacén de los desmemoriados con la única y miserable intención de que algunos humillaran  unos restos escultóricos, que supongo  alguien explicaría previamente que representaban.

A continuación, pretendiendo ofenderle, de acuerdo con las consignas recibidas, se dedicaron a chillar y arrojar huevos a aquel metal con forma de caballo y al personaje decapitado que lo montaba.

Los menores de cincuenta años, sin más conocimiento que alguna mentira contada para el caso, lo hacían con el orgullo heroico del necio ignorante.

Los que lo hicieron porque conocieron al personaje y lo sufrieron como Dictador, solo pueden dar pena porque su falta de valor,  les hizo  esperar hasta cuarenta años desde su muerte para atreverse a ejecutar esta hazaña.

Pero también resulta más…

Ver la entrada original 256 palabras más

Anuncios