DE SOL Y SOMBRA

Joselito y Luis David durante el percance del segundo.

Por Sergio Martín del Campo.

Una tarde con colores y olores dispares fue la que se vivió ayer en el coso Monumental de Alberto Bailleres.

El mano a mano inventado entre los hermanos Adame, Joselito y Luis David, transcurrió sobre modos agridulces.

El triunfador fue para el mayor de los congéneres, mientras que para el menor acabó la función cuando su segundo le cogió de manera salvaje dejándolo fuera de lo que apuntaba para una interesante contienda torera. Este cartel no pudo más que para atraer a una clientela menos copiosa que solamente cubrió la mitad del graderío del inmueble de la Expo-Plaza.

Hasta siete rumiantes salieron al anillo completando un encierro carente de uniformidad en juego, trapío y cuajo. Varios animales, anovillados ellos, no hubieran salido en una plaza que pretensiosamente se presume como una de las más importantes de…

Ver la entrada original 759 palabras más

Anuncios