El blog de Santiago González

Pablo Iglesias estuvo a su nivel durante la segunda sesión del debate de investidura. O sea, rigurosamente impresentable. En su intervención, defendió la iniciativa ‘Rodea el Congreso’, apoyada por IU-Posemos, cuyo permiso había sido solicitado por dos miembros (miembro y miembra) de su invento: Elena Martínez y Albino Torre, de Izquierda Castellana la primera, asistente de EHBildu en el Congreso que quiere rodear y de Podemos el segundo.

Su intervención recuerda a la analogía acuñada por el gran Santiago Rusiñol sobre la vida como escalera del gallinero: corta, pero llena de mierda. A mí, el Pablo Iglesias que más me gusta es el que se pone intelectual y docto, un maestro Ciruela (que no sabe leer y pone escuela). Ya habíamos tratado aquí de sus aportaciones a la teoría de la relatividad, acuñada por un tal Newton o a la obra más destacada de Kant, la Ética de la Razón Pura. El…

Ver la entrada original 1.017 palabras más

Anuncios