José Manuel Soto se merece todo,pero la solidaridad ha sido, y es, rácana.
 
“…Pendiente está, aún, de celebrarse el festival por José Manuel Soto, el banderillero que perdió una pierna, y hay cosas que nos indignan. ‘El toreo es grandeza’ pero ¿qué grandeza es esa de la que siempre se habla y que hace que ninguna figura se haya planteado estar en ese festejo?…”
 
LA ‘SOLIDARIDAD’ TAURINA
 
Es conocida la solidaridad taurina, y lo es solo en una vertiente, la de los festivales taurinos. Pero no es oro todo lo que reluce, ni los intereses que se mueven son todos dignos de aplauso. Es más, hay mucho que criticar o censurar.
Pendiente está, aún, de celebrarse el festival por José Manuel Soto, el banderillero que perdió una pierna, y hay cosas que nos indignan. ‘El toreo es grandeza’ pero ¿qué grandeza es esa de la que siempre se habla y que hace que ninguna figura se haya planteado estar en ese festejo?
Y es que las figuras, serán solidarios… pero siempre que coincida con sus intereses.Peleas hubo para estar en Valladolid en la corrida homenaje a Víctor Barrio, pero aquella era de luces y en feria, se garantizaban otro puesto en la feria, envidias y rencillas porque lo hacían los rivales, etc. El diestro segoviano fallecido les importaba poco, o nada, lo importante era estar allí… habría muchas cámaras.
Todas las figuras del toreo, todas, deberían haberse pegado por ayudar a este subalterno al que un percance le retira de su profesión, además de buscar el escenario más amplio para cumplirse mejor el objetivo recaudatorio, pero son malas fechas estas de fin de temporada, ¿y si no llenan, no les pasará factura? Piensan en sus cosas, será legítimo pero le quita grandeza al dicho.
El caso es que, finalmente, se celebrará en un pueblo, donde la recaudación será muy reducida. Aplaudimos a quienes se anuncian, Ortega Cano, Juan Mora y el resto dan el paso adelante, pero el objetivo último, una compensación económica para Soto que le permita ver el futuro con tranquilidad, no se podrá cumplir.
La solidaridad podría hacerse sin luces y sin focos pero siendo mucho más eficaz. Si tan solidarios son todos los taurinos, valdría con que cada profesional aportara una cantidad, de acuerdo con su categoría, a lo que se añadiría otra aportación de los aficionados que también pueden, y deben, ser solidarios.
Imaginen depositar sólo cinco euros en una cuenta (es más caro ir a ver el festival) por parte de los cien mil aficionados de verdad que existen en España. De ese modo, tan sencillo, ya habría alcanzado medio millón de euros. Con las aportaciones, algo más altas naturalmente, de los compañeros y profesionales, se podría alcanzar otro medio millón. Hagan la prueba: Cinco mil profesionales a una media de 100 euros bastaría.
Un millón de euros posible sin necesidad de organizaciones condicionadas por las exigencias e intereses de unos cuantos y los cuantiosos gastos que supone la puesta en marcha de un festejo, del que salen varias fotos, pero que no cumplen, ni de lejos, el objetivo que se desea.
La fórmula tradicional, saliendo medio bien, no cumple ese alto y posible objetivo económico y solo salen en las fotos unos cuantos. Parece más eficaz la solidaridad taurina de todos y sin fotos. Esta sí que sería una solidaridad taurina ejemplar.
Anuncios