DE SOL Y SOMBRA

Por Xavier Toscano G. de Quevedo.

¡Qué pena, pero por lo que se percibe, así se conducen!

Pero el tiempo transcurre vertiginoso, y cada día que pasa se agiganta más y más la peligrosísima avalancha que podría sepultar nuestro emblemático y ancestral Espectáculo Taurino —es obvio que me refiero al auténtico, y no a la absurda mediocridad que nos endilgan las actuales empresas— con la angustiosa incertidumbre de que podría llegar a formar finalmente parte de un pasado glorioso, pero que podría perderse.

Y es que encontramos por todo nuestro país personas —serviles a las empresas— que no entienden, y continúan necia y ciegamente pensando que si no se comportan con una completa tolerancia, y discrecional condescendencia, o no muestran un alto índice de flexibilidad y entreguismo para conducir los festejos, —mejor decir “festejitos” taurinos— tienen la errónea idea de que no son buenos aficionados, que no ayudan a la…

Ver la entrada original 380 palabras más

Anuncios