General Dávila

58 Descansa en Paz compañero

Nos llega la noticia de la muerte de uno de nuestros soldados en Irak. El sentimiento aflora. En pocos segundos pasa por nuestra mente una historia de esfuerzo, sacrificio y sentido del deber de tantos y tantos soldados.

Aarón Vidal López, 25 años, soldado del Regimiento de Caballería “Lusitania” nº 8, ha muerto en Irak mientras cumplía su deber en la Base española de Besmayah. La muerte no es el final no es un sensiblero recurso para esconder el trance y el duelo, sino el profundo convencimiento de que lo que se canta traspasa las trincheras y alambradas del combate mundano y llega al cielo de los soldados, porque tiene que haber un cielo para los soldados. Se lo dicen estos viejos soldados que con lágrimas secas han cantado tantas veces, quizá demasiadas, La muerte no es el final, mientras despedían a algunos de sus compañeros…

Ver la entrada original 168 palabras más

Anuncios