No es de recibo que a este guaperas que tiene paralizada nuestra gobernación, nuestra economía y nuestro prestigio internacional, España y la voluntad e inquietud de los españoles les importen un ca…nasto, por no decir un carajo.

ANTONIO BURGOS

No es de recibo que los 5.424.709 votos que sacó el del largo veraneo de ponme cremita en la espaldita entre Mojácar e Ibiza, pasando por el Valle de Arán, tengan bloqueada desde hace ocho meses a una nación donde 7.906.185 españoles dijeron en las urnas que querían que los gobernara el PP.
 
No es de recibo que se aplique a las elecciones el mismo resentido y revanchista criterio de la mal llamada Memoria Histórica, donde a la larga se trata de que los que ganaron pasen por ser los que perdieron y los que perdieron se quieran presentar como los que ganaron.
 
No es de recibo que el odio a Rajoy prevalezca sobre el amor a España. (Sí, he dicho “amor a España”, ¿passssa algo?).
 
No es de recibo que a este guaperas que tiene paralizada nuestra gobernación, nuestra economía y nuestro prestigio internacional, España y la voluntad e inquietud de los españoles les importen un ca…nasto, por no decir un carajo.
 
No es de recibo que este señor haya conseguido que su partido, histórico partido, haya perdido cualquier atisbo del sentido de Estado que en su formación tenía, por ejemplo, don Julián Besteiro.
 
No es de recibo que haya quien ponga su ego y sus ansias de alcanzar el poder sea como fuere a lo que en las Cortes de Cádiz llamaban “los intereses generales de la nación”.
 
No es de recibo que todo ocurra, como cuentan, porque haya una señora, untadora de crema en las maritales espaldas depiladas con láser, que esté loquita por ser la inquilina de la Moncloa y la segunda dama de España.
 
No es de recibo que quien no sabe decirle que “no” a su mujer se harte de decirle “no” a la gobernación de España, a la aritmética de las elecciones y al sursum corda si se lo ordena su ego.
 
No es de recibió echar en cara al PP que haya pactado con Ciudadanos el que dicen que manda (que está por ver) en el partido que precisamente gracias a un pacto con Ciudadanos consiguió que Susana Díaz quedara como ganadora en una Andalucía donde precisamente venció en las elecciones el partido al que ahora le duele la boca de decirle que nanai, y esto es lo que hay.
 
No es de recibo manipular la realidad de modo que pactar con Ciudadanos en Andalucía sea progresista y pactar con Ciudadanos en Madrid, como hizo él mismo hace bien poco, sea facha.
 
No es de recibo que en una legislatura inédita, que no ha servido absolutamente para nada, por culpa del reiterado “no” de este gachó, sus señorías se hayan gastado 600.000 euros, 600.000, en viajes al extranjero, sin aparente causa justificada: ¿qué pintaban sus señorías en el extranjero ante el que somos la risión, y a las recomendaciones del “Financial Times” me remito?
 
No es de recibo tener a la gente con el alma en un puño y en vilo a la muy laboriosa ciudad de Estepa, que vive de los polvorones y de los mantecados, con la amenaza de unas terceras elecciones que coincidirían, que ya es puntería, con el día de la Navidad, por más que a muchos de los del “no” les guste negar el Nacimiento del Salvador (e incluso de la Plaza del Pan) y llamarlo a eso Solsticio de Invierno.
 
No es de recibo que en todo este tiempo los de Unidos Podemos, que se iban a comer el mundo, hayan estado más callados que en misa…si es que fueran a misa. Que no van.
 
No es de recibo, queridos José Rodríguez de la Borbolla, Manuel del Valle, Amparo Rubiales, José Manuel Suárez Japón, Carlos Díaz o Rafael Romàn, que un partido histórico como el vuestro, que ejerció con dignidad y patriotismo tanto el poder como la oposición y que nunca perdió su sentido de Estado, esté ahora en manos de un niñato guaperas que tiene paralizada a España.
No ni ná…
Anda que no…
Anuncios