DE SOL Y SOMBRA

José Garrido, en el sexto toro que esperó a puerta gayola. FERNANDO DOMINGO-ALDAMA.

El extremeño cortó una oreja a un bravo toro de Torrestrella y demostró su deseo de triunfo mientras López Simón pasó de puntillas.

Por Álvaro Suso.

Solamente fueron unos minutos. Apenas media hora. Lo suficiente para que volviera la fiesta a la plaza de Bilbao.José Garridohabía cortado una oreja al quinto de la tarde; acabó la vuelta al ruedo y le comunicaron que también tenía que matar el sexto. Se caló la montera, extendió su capote y cruzó la arena hasta la puerta de chiqueros.Vista Alegrerompió en una ovación y todo el público se puso con el corazón en un puño.

Esa es la fiesta, la grandeza que está a esperando el aficionado. Unos minutos de fiesta grande.

Luego salió el ensabanado y el extremeño tuvo que tirarse al suelo para no ser…

Ver la entrada original 480 palabras más

Anuncios