DE SOL Y SOMBRA


México es un país donde el culto a la muerte esta tan arraigado y penetrante, que se siente en las entrañas y más pa’ dentro, por ello cuando alguien se palma, sea o no sea entrañable, pariente, amigo, conocido o hasta desconocido, pero que el difunto sea público y por ende del dominio popular, pues su muerte aquí la sentimos como si quien el que ha pirado fuese nuestro mecenas y es entonces cuando le damos rienda suelta, en los más de los casos, al carrete de la inventiva en aras del ficticio cariño y hasta amor hacia quien no conocemos, que sobra decir que en los autóctonos de la tierra del chile y el tequila, el hilo de lo supuestamente doloroso, alcanza hasta los cuernos de la luna, pero no se vaya a creer que eso es todo dentro del escenario mortuorio, pues aquí con la misma facilidad que…

Ver la entrada original 752 palabras más

Anuncios