Uncategorized

Opinión: El mal en tiempos de Disney

DE SOL Y SOMBRA

El mundo de los toros tiene un problema de relación con la sociedad que lo rodea

Por Rubén Amón.

No cabe mayor expresión del mal, en la iconografía contemporánea, que un torero exponiendo a su bebé delante de una vaquilla en cuyo lomo se aprecia el rastro de una hemorragia. Así es que Francisco Rivera sería un epígono de Saturno, devorando a sus propios hijos y atribuyéndose un designio divino: torero por la gracia de Dios.

Exageramos las cosas, claro, porque el debate es hiperbólico en sí mismo. Se acusa a Rivera de un comportamiento temerario. Y se moviliza incluso la Oficina del Defensor del Menor con la iniciativa de una investigación subordinada a la iracundia social.

No hay mucho que investigar: un torero profesional “inicia” a su hija en un tentadero doméstico. Y reivindica para hacerlo una tradición familiar. El problema es que las razones particulares se convierten en…

Ver la entrada original 315 palabras más

Categorías:Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s